21 septiembre, 2019
Internacionales

ABDICACIÓN DE AKIHITO EN JAPÓN

En enero de 1989, tras la muerte de su padre, el emperador Akihito asumió el Trono del Crisantemo.

Japón atravesaba una época de optimismo. El país era rico y se encontraba en pleno auge económico después de la guerra.

Sony estaba a punto de comprar Columbia Pictures y Mitsubishi estaba a punto de comprar el Rockefeller Center en Nueva York.

De lo que se hablaba, en gran parte del mundo, era de Japón como la nueva «superpotencia».

Pero un año después de su reinado, la calamidad golpeó al país. La burbuja de activos estalló y el mercado de valores de Tokio se derrumbó, perdiendo el 35% de su valor.

Casi 30 años después, las acciones japonesas y los precios de la tierra aún están por debajo de los niveles que estuvieron en 1990.

Para la mayoría de los japoneses, la era Heisei, cuyo nombre significa «lograr la paz», estuvo marcada por el estancamiento económico. También por la tragedia.

En enero de 1995, un terremoto de magnitud 6,9 arrasó la ciudad de Kobe, derribando edificios, viaductos de autopistas y provocando incendios que duraron varios días. El cielo sobre la ciudad se volvió negro. Alrededor de 6.000 personas murieron.

En 2011, un terremoto aún más devastador golpeó la costa noreste del país. Con una magnitud de 9, fue el cuarto terremoto más grande jamás registrado en Japón. El fenómeno natural también desató un tsunami gigante que se estrelló contra la costa del norte de Japón, arrasó ciudades enteras y mató a casi 16.000 personas.

Fue después de ese segundo desastre que el emperador Akihito hizo algo que ninguno había hecho antes. Se sentó frente a una cámara de televisión y habló directamente con los japoneses.

 

 

Artículos Relacionados

BRASIL : CONDENADO POR ASESINATO, LOS “MIL Y UN” DISFRACES DE UN TERRORISTA PRÓFUGO

Prensa Multivisión HD

PORTUGAL: LAS ALTAS TEMPERATURAS AFECTAN LA LUCHA CONTRA LOS INCENDIOS

UN MUERTO Y DOS HERIDOS EN UN TIROTEO EN ALABAMA

Prensa Multivisión HD