8 diciembre, 2019
Mascotas

¿Qué hago si mi perro es envenenado?

Lamentablemente ocurre con más frecuencia de la que nos gustaría. Basta con salir a pasear por un parque cerca de nuestra casa para que nuestro perro pueda sufrir un envenenamiento. Casos cada vez más comunes que pueden acabar incluso con la vida de nuestra mascota. Te contamos qué hacer si un perro está envenenado y aseguramos que son muchas las veces en que esto puede darle una segunda oportunidad. ¡Toma nota!

Síntomas de envenenamiento en perros

Los síntomas de envenenamiento en perros pueden ser muy variados dependiendo de la sustancia ingerida. Pero si se dan varios de estos indicios a la vez, deberías ponerte en alerta.

Vómitos con o sin sangre, nauseas, fiebre, babeo excesivo, micción y defecación involuntarias, jadeos fuertes y rápidos, ansiedad, mareos, desorientación, pérdida de apetito, intolerancia a la luz y a sonidos fuertes, hinchazón del rostro y las mucosas, rigidez muscular, diarrea con o sin sangre, dificultad respiratoria, problemas para desplazarse o mantenerse en pie, fatiga, erupciones o sarpullido, convulsiones, parálisis

*Primeros auxilios para perros envenenados

Mantener la calma y actuar rápidamente. Esto es primordial cuando queremos salvar la vida de nuestro perro. En estos casos el tiempo es oro. Atento a estos pasos fundamental que debes seguir ante una intoxicación de nuestras mascotas.

  1. En caso de que el perro esté muy débil, casi desmayado o inconsciente debemos sacarle a una zona abierta, ventilada e iluminada si es que ya no lo está. Para levantarlo debemos tener mucho cuidado y hacerlo de forma que cojamos todo el cuerpo firmemente.
  2. Debemos retirar el veneno que veamos a la vista y si podemos guardar una muestra para que más tarde le sirva al veterinario como diagnóstico.
  3. Tras estabilizar un poco al perro, trataremos de ponernos en contacto con nuestro veterinario. Cuanto antes lo hagamos, más probabilidades de supervivencia tendrá el animal.
  4. El veterinario nos indicará qué primeros auxilios podemos aplicar y cuáles no. Por ejemplo, una de las primeras acciones que debemos hacer en caso de ingesta de algún veneno es provocar el vómito, pero debemos saber que jamás debemos hacerlo si el perro está inconsciente o desmayado ni si el veneno ingerido es un corrosivo. Tampoco será útil si el tóxico ha sido ingerido hace más de dos horas, ya que la digestión estará muy avanzada o hasta terminada.
  5. No debemos darle agua, comida, leche o aceite hasta que sepamos qué veneno ingirió. Cualquiera de estos remedios caseros podrían tener un efecto contrario al que esperamos.
  6. Si se decide que debemos hacer vomitar al animal, debemos seguir unas pautas apropiadas para la inducción del vómito que explicaremos adelante.
  7. Una vez provocado el vómito, habremos conseguido expulsar parte del veneno del cuerpo de nuestro perro, pero otra parte ya habrá sido absorbida por el intestino y debemos intentar que se reduzca. Esto se puede conseguir con carbón activado.
  8. Si la contaminación no se ha producido por ingestión, sino que se ha dado por vía tópica o cutánea, debemos sacudir el polvo con un cepillado intenso y realizar un baño de agua tibia. Si aún así no conseguimos retirar el tóxico de su pelo, debemos cortar ese trozo de pelo.
  9. Si la contaminación se da por contacto con las mucosas, la piel o los ojos deberemos bañar con agua abundante la zona afectada.
  10. Si el animal ya está despierto y algo menos aturdido, entonces será bueno darle de beber agua fresca, ya que muchos venenos de los que suelen ingerir los perros por accidente afectan a los riñones y el hígado y dándoles agua reduciremos el impacto en estos órganos. Si no lo beben por ellos solos, podemos administrárselo lentamente con una jeringuilla en la boca.

*Cómo provocar el vómito al perro

-Hacer vomitar a un perro con sal

Mezclar un vaso de agua con un par de cucharadita de sal hasta lograr una solución homogénea y llenar con ella una jeringa. Abrir la boca del perro y vaciarla rápidamente para que salga con presión. Esperar unos 10 o 15 minutos, y sino repetir la operación.

-Hacer vomitar al perro con agua oxigenada

Se deben utilizar dos mililitros de agua oxigenada por cada kilo de peso del perro. Ahora debes mezclar la dosis de agua oxigenada con la misma cantidad de agua y revolver hasta conseguir una solución homogénea. Vaciar el contenido de forma rápida con una jeringa en la garganta.

Esperamos que estos consejos te sirvan como solución en caso de que, esperemos que no, tu perro sea víctima de un envenamiento. Pero si además quieres que esté protegido los 365 días del año, recuerda que la mejor solución pasa por hacerte con un seguro de mascotas. En Velasco Seguros tenemos el seguro para perros que necesitas y que cubrirá todos aquellos aspectos en los que el animal puede sufrir cualquier tipo de percance. Pídenos presupuesto sin compromiso.

Artículos Relacionados

Los perros también son intolerantes a la lactosa

Prensa Multivisión HD

Cómo adiestrar a tu conejo en 4 pasos

Prensa Multivisión HD

7 Situaciones que provocan estrés a tu hámster

Prensa Multivisión HD