21 septiembre, 2019
Salta

4 RAZONES POR LAS QUE LA DIFERENCIA DE EDAD NO ES UN PROBLEMA EN UNA RELACIÓN

¿Alguna vez has pensado en no comenzar una relación por temor a la diferencia de edad? Puede influir, pero no rompe nada. Lo que marca a la pareja son las actitudes, la personalidad de cada uno y cómo se comportan ante situaciones que se escapan de nuestras manos. Tendemos a echar la culpa a las diferencias de edad, a pelearnos por quién es el más maduro o infantil de la relación.

El llevarte más de ‘x’ años con tu cónyuge no es un impedimento, sino todo lo contrario. La diferencia de años aporta nuevos valores, complementa a los miembros de la pareja y les ayuda a entender la vida desde distintos puntos de vista. Y es que son muchos los ejemplos que nos rodean de parejas que se lleva más de diez años, sea la mujer más mayor que el hombre o viceversa. Porque la madurez y la juventud no tienen que ser enemigas, sino grandes aliadas.

1-LOS CÓNYUGES SE SUMAN, NO SE RESTAN

Dicen que los polos opuestos se atraen y las parejas con gran diferencia de edad suelen cumplir este refrán. Las personalidades dispares pueden aportar vitalidad, entusiasmo y bienestar a una relación, siempre y cuando exista compresión y respeto entre ambos miembros de la pareja.

Los años llevan a que uno de los dos sea más realista y sensato, lo que propicia que el otro consiga aspectos positivos durante la relación. Siempre hay uno de la pareja que hace el papel de sensato, el que ha vivido más experiencias. Esto hace que uno de los dos esté en un constante aprendizaje, hecho que suma novedad, aumenta la pasión y el amor que sienten y, seguidamente, evitan una terrible monotonía que suele llevar a la ruptura.

2 -LA VIDA TIENE MUCHAS VISTAS

Esta razón está muy relacionada con la anterior. La diferencia de edad lleva a que dentro de la pareja haya distintos puntos de vista para observar la vida. El trabajo, la mentalidad y las experiencias hacen que ambos podáis complementaros y fusionar vuestros conocimientos y vivencias, puntos a favor que suman estabilidad a la relación.

La juventud hace que la vida se afronte con más positivismo, mientras que la madurez pisa en freno y se detiene en cada detalle para meditar y pensar. Los ritmos dispares en una relación pueden suponer un problema, siempre que la pareja no se basa en el diálogo y el entendimiento. Lo mejor es pararse a pensar y llevar las rutinas sin que repercuta en ninguno de los dos, teniendo tiempo para cultivar el amor y la pasión.

 

3- AUMENTA LA ESTABILIDAD

La juventud y la madurez consiguen más cosas juntas que separadas y una de ellas es la estabilidad. La experiencia del más mayor de la pareja influye en la forma de pensar del más joven. Incluso puede darse el caso contrario, ya que la edad no tiene por qué estar ligada con la madurez de las personas. La familia, la educación, el trabajo o las amistades son factores que suelen cambiar más la personalidad que los años.

Sin embargo, el paso del tiempo aumenta las posibilidades de que uno de los dos se convierta en la cabeza pensante, el que marca los tiempos y lleva la relación por el buen camino, sin importar los años de diferencia que os separen. El que adopte la postura de profesor siempre tendrá que enseñar aspectos positivos al que se convierta en el alumno.

4-FUENTE DE CONSEJOS

Una de las cosas más positivas del noviazgo es la suma de los valores de la pareja. La relación irá como la seda, siempre que se acepten los consejos de un compañero de vida y juventud. La experiencia conlleva a que uno de los dos se convierta en una fuente de consejos, que siempre esté dispuesto a ayudar y llevar los peores y más duros problemas de la forma más llevadera posible. El camino del amor no es fácil, ya que está lleno de obstáculos que solamente pueden superarse en pareja.

 

Artículos Relacionados

DESARTICULARON BOCAS DE EXPENDIO DE DROGAS EN GENERAL GÜEMES

Prensa Multivisión HD

GOLPE AL NARCOTRÁFICO: ATRAPARON A UN IMPORTANTE CRIMINAL EN SALTA

Prensa Multivisión HD

SALTA: UNA MENOR APUÑALADA Y GOLPEADA POR SU EX PAREJA