A PARTIR DE AGOSTO LAS EMPRESAS PAGARÁN IMPUESTO AL CHEQUE POR TODAS SUS OPERACIONES CON BILLETERAS VIRTUALES

280

La medida, reclamada por el sector bancario, alcanza las operaciones de empresas a través de fintechs como Mercado Pago y Ualá, pero no las de personas humanas y Mipymes. Además, exime del tributo a las cuentas corrientes de monotributistas.

Mediante el decreto 301 publicado este sábado en el Boletín Oficial, el gobierno dispuso que a partir del 1 de agosto las operaciones de compra y venta realizadas a través de Proveedores de Servicios de Pago (PSP) estarán alcanzadas por el impuesto a los débitos y créditos bancarios, más conocido como “impuesto al cheque”.

El impuesto alcanzará exclusivamente a las operaciones de personas jurídicas (esto es, empresas) que operan a través de Mercado Pago, Ualá y cualquier otro de los 55 PSPs listados en el respectivo registro del Banco Central.

De este modo, los Proveedores de Servicios de Pago empezarán, a partir de agosto, a actuar como agentes de liquidación y percepción del impuesto a los débitos (0,6%) y a los créditos (0,6%), al igual que las operaciones a través de bancos y financieras, que venían reclamaban esta medida, por considerar que los PSP teníanuna ventaja fiscal o competitiva, al no ser afectados por el impuesto al cheque.

Al respecto, el decreto invoca “que uno de los principios del derecho tributario es la igualdad en el tratamiento impositivo, de acuerdo a lo establecido en el artículo 16 de la Constitución Nacional, el Estado debe resguardar la competencia en igualdad de condiciones”.

“El Decreto 301 exime a las cuentas de pago utilizadas por personas humanas a los efectos de que tengan el mismo beneficio que hoy tienen las cajas de ahorro abiertas en los bancos. Esto es importante dado el avance del comercio electrónico y la utilización de las cuentas de pago provistas por PSP. Si no se eximen del impuesto a las cuentas de pago de personas humanas, estas podrían tratar de pasar en forma total o parcial su operatoria a la utilización de dinero en efectivo que es algo que hay que tratar de evitar. Además la operatoria en efectivo puede incentivar la evasión de los impuestos”, señaló a Infobae el tributarista Sebastián Domínguez, socio de SDC Asesores Tributarios.

En tanto, Fernando Quiroga, socio de impuestos de KPMG, dijo que “lo positivo es que exime a los monotributistas del pago del impuesto al cheque en el ámbito bancario cuando utiliza su cuenta corriente. El segundo efecto importante del decreto es que grava con el impuesto a las personas jurídicas cuando usan sus cuentas virtuales, equiparándolas a las cuentas bancarias”.. Según el experto, “el decreto apunta a que haya un esquema de integración entre el ámbito bancario y el virtual, entre las cuentas en bancos y en fintech. El gran desafío para que esa integración funcione en la práctica es que la trazabilidad de esas operaciones sea tecnológicamente posible”. Quiroga también señaló que “si bien es cierto que en cierto modo iguala hacia arriba, es positivo que se apliquen las mismas exclusiones o alícuotas reducidas en ambos casos. Por ejemplo, si una persona jurídica transfiere entre una cuenta bancaria y otra virtual propia, no paga el impuesto, del mismo modo que no lo pagaba si transfería entre dos cuentas bancarias propias”.

Están eximidas las transferencias entre cuentas de un mismo titular, sean bancarias o a través de PSPs, a lo que se suma a partir de agosto la exención del impuesto las cuentas corrientes de monotributistas, actualmente gravadas con una tasa reducida de 0,25%. “Si bien la mayoría de los monotributistas no abre cuentas corrientes sino cajas de ahorro exentas del impuesto, eximir a todas las cuentas es un alivio más que disminuye la presión tributaria y es bienvenido, sobre todo en el actual contexto económico”, dijo Domínguez.