Aborto en Tartagal: «Desde la fiscalía se entendió que no hubo consentimiento»

189

Ampliaron la imputación de la médica que le realizó un aborto a una joven en el hospital público de Tartagal. La paciente cursaba las 22 semanas y media de embarazo, y se había arrepentido durante el proceso. La profesional, ahora acusada de interrumpir el embarazo sin el consentimiento de la gestante, se abstuvo de declarar.

En diálogo con Multivisión Federal, el fiscal Gonzalo Ariel Vega de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas se refirió a la ampliación de imputación contra la médica. «Cuando inició la investigación se imputó a la profesional en virtud del Artículo 85 inciso 2 del Código Penal que se refiere a cuando se produce el aborto con el consentimiento de la gestantes pasadas las 14 semanas siempre que no se den los supuestos de violación o corra peligro la vida del gestante. Así comenzó la investigación pero se pudo comprobar que la joven gestante se había arrepentido de la decisión primaria de abortar, incluso se lo había hecho saber al personal de salud y a sus familiares. Ella misma declaró en fiscalía que se había arrepentido y con la querella presentaron audios donde lo manifiesta», detalló el fiscal.

El hecho sucedió semanas atrás y generó una importante movilización social de quienes están a favor y en contra de la médica imputada. «La joven se acercó al hospital queriendo practicarse el aborto. En ese momento, los médicos la informaron sobre el riesgo que implicaba el procedimiento porque llevaba un embarazo de 22 semanas. Quedó internada y 15 horas más tarde manifestó su decisión de no seguir. Lo habló con sus familiares, también con la asistente social. Todo quedó consignado en la historia clínica realizada por una enfermera. Desde la fiscalía se entendió que no hubo consentimiento», destacó el fiscal.

Por otro lado, Vega aclaró que no se pudo comprobar si el feto nació vivo pero que sí se demostró, a través de un estudio de ADN, que era compatible con la joven. «La práctica no estaba encuadrado dentro de un IVE porque estamos hablando de un embarazo de más de 14 semanas. Es un delito penal porque no hubo consentimiento y está estipulado dentro del Artículo 85 inciso Primero del Código Penal», destacó.