Destacadas

Asesinato de la docente en V. Mitre: imputaron al Jefe del 911, Centro de Coordinación Operativa. Incumplimiento de deberes

La Unidad Especial conformada por los fiscales penales Verónica Simesen de Bielke y Pablo Rivero, imputó al comisario mayor, Fabián Tolaba, por la comisión de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y abandono de persona seguido de muerte en concurso real, en la causa que investiga el accionar policial en el marco del homicidio de Rosa Del Milagro Sulca. Tolaba se abstuvo de declarar y deberá presentar un escrito dentro de las próximas 48 horas.

Los fiscales penales Simesen de Bielke y Rivero entendieron que el imputado, en su calidad de Director del Centro de Coordinación Operativa y tras ser requerido por el fiscal 3 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Gustavo Torres Rubelt, no prestó la colaboración necesaria ante un caso de extrema gravedad. Torres Rubelt le había solicitado que brindara el audio del llamado de auxilio de la víctima y poder identificar a los posibles autores del homicidio.

En base a esto, los fiscales entendieron que el imputado incumplió con los deberes de llevar adelante los actos urgentes y necesarios para asegurar los elementos de prueba que ayuden al esclarecimiento del hecho y la individualización o aprehensión de sus autores. Más aún, cuando en su carácter de Director, era la una persona autorizada para proporcionar el audio respectivo, información esencial que se encontraba disponible.

Previamente, la Unidad Especial imputó a los policías Antonio Exequiel Sanhueso y Juan Carlos Vizgarra, también acusados de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y abandono de persona seguido de muerte, ambos en calidad de autores.

Conforme a las investigaciones realizadas por el personal del Departamento Investigaciones y Criminología, la Unidad Especial de Investigaciones, el informe consolidado del Servicio de Emergencia 911 y los diferentes testimonios, los fiscales penales Simesen de Bielke y Rivero entendieron que los imputados, al ejercer una función pública y al estar a su cargo la obligación de salvaguarda de la vida de las personas que alertan situaciones de peligro, incumplieron con sus obligaciones.

Esto en base a que luego de la recepción del llamado de emergencia de la víctima, quien alertó sobre la inminencia del ataque contra su vida, los efectivos policiales llegaron domicilio de la misma y se retiraron ante la falta de respuesta, por lo que ambos omitieron cumplir en forma deliberada la función que les fuera asignada, con la consecuencia de la muerte evitable de Rosa del Milagro Sulca.

Artículos Relacionados

La OMS le pidió a la Argentina “centrarse en la contención agresiva” de los casos

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 11 NUEVAS MUERTES Y SUMAN 1.654 LAS VÍCTIMAS FATALES

Gisella Russo

Diputados se preparan para una sesión virtual tras ajustes técnicos de la plataforma digital

Sandra Caucota