Bolsonaro debió interrumpir sus vacaciones para ser hospitalizado

178

El actual presidente de Brasil fue ingresado de urgencia en un hospital de San Pablo para atender lo que podría ser una nueva obstrucción intestinal.

En la madrugada de este lunes el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, debió interrumpir sus vacaciones y ser hospitalizado de urgencia para tratar una posible obstrucción intestinal.

A sus 66 años, el presidente del país vecino fue trasladado al hospital Vila Nova Star, en San Pablo, tras aterrizar procedente de Santa Catarina (sur), donde pasó las vacaciones de fin de año.

La Secretaría Especial de Comunicación Social (SECOM) de la presidencia brasileña informó que Bolsonaro fue ingresado tras advertir una “molestia abdominal”. “El Presidente está bien y más detalles se darán a conocer más adelante, luego de actualizar el informe médico“, señaló SECOM.

Según el portal de noticias de la UOL, que cita declaraciones de Antônio Luiz Macedo, el cirujano que operó al mandatario cuando fue herido en plena campaña electoral en 2018, el diagnóstico inicial es una nueva obstrucción intestinal.

Macedo, quien operó a Bolsonaro tras la puñalada en septiembre de 2018 y ha seguido la evolución del caso desde entonces, dijo que la delegación presidencial le informó que el mandatario siente dolor abdominal y, por lo tanto, fue trasladado al hospital. Sin embargo, no cree que sea necesario que Bolsonaro se someta a una cirugía, según informa el medio G1.

El médico se encuentra en las Bahamas y está esperando que un avión regrese a Brasil para evaluar el estado del presidente.

Desde que fue apuñalado hasta la muerte durante la campaña electoral de 2018, Bolsonaro ha sido sometido a cuatro cirugías como resultado del episodio. También tuvo otros dos procedimientos no relacionados con la herida: extracción de un cálculo en la vejiga y una vasectomía. En julio, tuvo que ser hospitalizado por hipo persistente.

Bolsonaro se encontraba de vacaciones en el estado de Santa Catarina junto a la primera dama, Michelle Bolsonaro, y otros familiares, además del equipo de seguridad.

Cabe destacar que la visita del mandatario a la costa de Santa Catarina estuvo marcada por encuentros con simpatizantes en la playa, paseos en moto de agua, cena en una pizzería e incluso una visita a un parque temático donde actuó como piloto tras espectáculo.