BOLSONARO ESPERA UNA MULTITUD EN LAS CALLES PARA DECIDIR UNA «RUPTURA» CON LA CORTE

136

Brasil se encaminaba hacia un posible precipicio institucional previsto para este martes, calificado como «ruptura» y «ultimátum» por el presidente Jair Bolsonaro, quien convocó para el Día de la Independencia a manifestaciones en todo el país contra el Supremo Tribunal Federal, al que acusa de violar la Constitución tras abrir procesos contra él y sus aliados por buscar intervenir militarmente la alta corte.

Ante las denuncias de golpismo de la oposición o de una invasión al Supremo Tribunal Federal en Brasilia al estilo del movimiento ultraderechista Qanon, los seguidores de Donald Trump al Congreso de Estados Unidos, Bolsonaro busca enfrentar a la corte con «1 ó 2 millones de personas en las calles» para que el poder moderador de la República «sea el pueblo y no un par de jueces».

Es la primera gran demostración con amenazas de quiebre a algún sistema institucional desde que Brasil recuperó la democracia en 1985, tras 21 años de dictadura militar (1964-1985), régimen de facto reivindicado por el jefe del Estado y los militares que lo asesoran en el gabinete.

El gobierno de Estados Unidos pidió a sus ciudadanos alejarse de las manifestaciones por temor a hechos de violencia. El Gobierno de Brasilia aumentó la seguridad en torno a la embajada de China, país que es considerado un enemigo comunista de parte del bolsonarismo, alineado a las ideas del Steve Bannon, el exasesor de Trump y de gurú de la extrema derecha mundial.

Las protestas tendrán el mayor operativo de seguridad conocido en San Pablo y Brasilia, sobre todo porque los gobernadores han lanzado un alerta sobre posibles motines de las policías provinciales a favor de Bolsonaro: habrá controles de armas en los acceso a los lugares de las manifestaciones.

Empresarios bolsonaristas que lo respaldan desde 2018, ruralistas sojeros, de la minería en la selva amazónica, pastores evangelistas y entidades policiales son las que organizaron las caravanas desde 10 estados del país para llegar a las manifestaciones.