Cambia la cúpula policial pero las comisarías siguen desmanteladas y los salteños se sienten desprotegidos

585

Hoy asumen los nuevos jefes de la fuerza provincial. Es el tercer cambio en lo que va del mandato del gobernador Gustavo Sáenz.

El gobernador Gustavo Sáenz comienza su tercer año de gestión con un nuevo cambio en la cúpula policial. Es, justamente, el tercero de su mandato. Hoy, el comisario Miguel Ceballos asume la jefatura de la fuerza provincial en reemplazo de José Ibarra, quien había tomado el cargo en diciembre de 2020. Antes estuvo Norma Morales, presentada como la primera mujer al frente de la Policía local. 

Hoy también asume el comisario mayor Pablo Vilte como subjefe tras la salida de Adriana Herrera. Y así siguen los cambios y reemplazos en la conducción de Policía mientras las comisarías de los barrios están desprovistas de recursos humanos y materiales para combatir la delincuencia, y darle una respuesta inmediata y eficaz a los vecinos. En algunos puntos de la provincia, los policías tienen que utilizar sus vehículos particulares para trasladar a los delincuentes, incluso también se manejan en colectivo o un bicicleta porque no tienen móviles o bien no están en condiciones. 

A través de la encuesta del día de Bien Informados, la audiencia de Multivisión contó su experiencia con la Policía en los barrios salteños, donde los robos y la venta de droga también son una pandemia. En la Comisaría 102 de barrio La Lonja, frente a Atocha III, una mujer llegó a esperar hasta 45 minutos para que le tomen una denuncia por la falta de personal.

En 20 de Febrero y Democracia, venden droga frente a los ojos de los agentes policiales. La situación se repite en innumerables barrios de la Capital y el interior. Por otro lado, un hombre contó que esta mañana salió a correr a la Plaza Gurruchaga y evitó que dos hombres le roben su motocicleta. En el lugar no había policías y que llamó al 911 pero nunca llegó un patrullero.