Caso Francesca: piden que se investigue a una asesora de menores y a una jueza

447

Este martes, a las 18, en la Plaza 9 de Julio realizarán una marcha por Francesca, la pequeña de 2 años que murió en junio de este año luego de que su mamá la dejara sola durante dos días dentro de una vivienda en el barrio Norte Grande. El motivo de la movilización será pedir que se investigue a la jueza de Familia, Mercedes Cabrera, y a la asesora de menores, Noelia Pérez González, ya que la menor estaba judicializada y había sido restituida a su madre, quien padecía problemas de adicción. Su abuela la había cuidado durante su primer año de vida, pero su estado de salud se deterioró cuando volvió con su progenitora.

La bebé se llamaba Francesca. Cuando nació, su mamá dijo que no podía hacerse cargo de ella y quedó bajo el cuidado de su abuela paterna. Tiempo más tarde, la Justicia dispuso restituirla a su mamá. “Cuando la Justicia se la entregó a su mamá comienza un peregrinaje que concluyó en su muerte. La menor ni siquiera tenía DNI”, explicó la fiscal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Verónica Simesen de Bielke. “Nadie veló por ella”, enfatizó.

El 22 de junio, la pequeña llegó muerta al centro de salud del barrio Provipo. Su mamá la llevaba en sus brazos y le dijo a los médicos que se había broncoaspirado. Sin embargo, descubrieron que Francesca tenía lesiones en diferentes partes del cuerpo y que además estaba desnutrida. Con el correr de las horas se conocieron escalofriantes detalles sobre sus últimas horas de vida. Había estado dos días sola, sin la atención de una persona adulta, dentro de una habitación. La bebé tenía 33 golpes en el cuerpo. “Los organismos públicos que deben ocuparse de los menores, se la entregaron a la madre que había dicho que no podía cuidarla, y nadie la controló. No fue un abandono, sino un homicidio”, destacó Simesen de Bielke.