CON SED DE JUSTICIA Y CRÍTICAS AL GOBIERNO, LOS LIBANESES RECUERDAN LA EXPLOSIÓN EN BEIRUT

198

El 4 de agosto de 2020, una explosión provocada por la deflagración de cientos de toneladas de nitrato de amonio almacenadas en un depósito abandonado del puerto de Beirut dejó 214 muertos, más de 6.500 heridos y miles de hogares destruidos. El Gobierno es señalado como responsable de la tragedia y acusado por obstruir la investigación.

El Líbano conmemora este miércoles el primer aniversario de una devastadora explosión en el puerto de Beirut que dejó más de 200 muertos y miles de heridos, en medio de acusaciones contra el Gobierno de obstruir la investigación de una tragedia que se sumó a una crisis económica histórica y al embate de la pandemia de coronavirus.

Pese a que las autoridades reconocieron que la catástrofe del 4 de agosto de 2020 fue provocada por la deflagración de cientos de toneladas de nitrato de amonio almacenadas en un depósito abandonado del puerto sin las debidas medidas de precaución, ningún responsable ha sido llevado hasta ahora ante la Justicia.

El estallido dejó 214 muertos, más de 6.500 heridos y barrios enteros arrasados, y días después provocó la renuncia del Gobierno del primer ministro Hassan Diab, quien, junto al presidente Michel Aoun, habían sido alertados por los servicios de inteligencia de los peligros que implicaba la presencia del nitrato de amonio en el puerto.

Unas 300.000 casas quedaron destruidas o dañadas por la que fue una de las explosiones no nucleares más potentes de la historia

Tras rechazar una investigación internacional, las autoridades apartaron de sus funciones al primer juez del caso, Fadi Sawan, luego de que inculpara a Diab, quien ha permanecido en el poder, con fueros, como premier en funciones.