CUÁL FUE LA REACCIÓN DE SERGIO AGÜERO CUANDO SE ENTERÓ DE LA SALIDA DE MESSI DEL BARCELONA

252

Es difícil que el Kun Agüero pierda el buen humor. Durante años resistió críticas en la Selección sin levantar la voz. El suele reír. Como el chico que debutó a los 15 años en Independiente. Como si en realidad fuera eternamente un nene. Uno que puede ser un crack con estatua y a la vez pasarse horas como streamer. Pero una noticia le cambió la cara. La salida de Leo Messi del Barcelona fue una patada donde más duele. La última foto es con una sonrisa, el sábado por la noche, cuando fue a la casa de su amigo en Castelldefels para la despedida de la mesa chica. “Te quiero pa”, cerró el posteo debajo del abrazo con Messi. Fue bien su estilo, como cuando en pleno festejo de la Copa América tiraba en el vivo de Instagram su conocido “perrito malvado”. Antes, de todos modos, su cara había cambiado. Él volvió a España para darse el gusto de jugar con Leo, el crack con el que comparte habitación desde hace más de 10 años en la Selección. Por eso, después de enterarse de la bomba mediática de primera mano, se lo vio serio como pocas veces en las primeras prácticas después de la explosión. Y esa misma cara la vieron sus íntimos. Fue ahí que surgieron los rumores de que analizaba las cláusulas de su contrato para ver si podía anularlo. Hasta se llegó a repetir -extrañamente- que tenía firmado jugar con Messi. El Kun no romperá.

“No puedo creer lo que pasó. Hace años quería compartir club con Leo. Pero ahora le voy a meter”, le confesó Agüero a gente cercana que se preocupó ante la ola de versiones. Es que una vez que la cámara dejó de seguir cada movimiento de Messi, el foco fue el Kun. Hasta con cierta pena. Está en el Barcelona, por supuesto, pero queda rengo. Él ya había sido un brazo armado de Guardiola el año pasado, cuando la idea era que la dupla jugara en el Manchester City. El Kun es adorado allá, prócer total después del gol histórico en el minuto 93 para ser campeón. Había buscado complicidad en su amigo, pero Leo no pudo salir del Barsa -aunque quería- por cuestiones legales. No alcanzó con la presencia de Pep, un estadio genial y una ciudad deportiva como pocas en el mundo. Entonces la táctica fue a la inversa: de Inglaterra a España. Agüero en los últimos tiempos recibía de Guardiola más elogios en público que minutos en cancha. Por eso, cuando surgió la chance le dio para adelante, aun cuando en la Juventus de Italia le ofrecieran un mejor contrato. Laporta sabía -como pensaba el propio capitán Messi- que faltaba un centro delantero top y un marcador central, el puesto para el que durante la Copa América surgió el Cuti Romero. Así llegó el Kun con dos años de contrato. Él cuenta que se quedará a cumplir.