DERRUMBE EN MIAMI: EL DOLOR DE UN BOMBERO QUE ENCONTRÓ BAJO LOS ESCOMBROS A SU HIJA DE 7 AÑOS

623

El oficial Enrique Arango es el papá de la pequeña Stella y estaba presente cuando hallaron sus restos. Había desaparecido tras el derrumbe del edificio de Surfside junto a su mamá, Graciela Cattarossi, sus dos abuelos y la tía, todos ellos argentinos. Los detalles de la historia y el dramático momento del hallazgo.

La historia se conoció en las últimas horas y generó un enorme impacto. La escena de un padre bombero de Miami hallando entre los escombros del edificio derrumbado a su hijita de 7 años ya era suficientemente dolorosa. Pero se agregó un dato que agrandó aún más la tragedia. La pequeña Stella era hija de Graciela Cattarossi, una argentina que vivía con sus padres y una hermana en el edificio de Surfside que se derrumbó la semana pasada.

El oficial Enrique Arango -que no convivía con Graciela y Stella en Champlain Towers South- integra el equipo de bomberos de Miami desde hace 10 años y, si bien no estaba asignado a las tareas de rescate, permaneció todo el tiempo en la zona con la esperanza de salvar a su hijita. Pero no ocurrió. En la última hora del jueves, hallaron a la niña sin vida, mientras siguen intentando encontrar a la madre de la pequeña, a los abuelos, Graciela Ponce de León (de nacionalidad uruguaya) y Guido Cattarossi, y a la tía de la menor, Andrea Cattarossi, ambos argentinos.

La confirmación del triste hecho la hizo la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, y otros funcionarios que trabajan en la atención de la emergencia desde la semana pasada. Evitaron dar precisiones, por respeto y privacidad y, sobre todo, porque uno de ellos -el oficial Arango- había sido tocado del peor modo por el horror: “Trágicamente uno de los dos cuerpos era el de la hija de 7 años de uno de nuestros bomberos de Miami. Ellos están pagando un costo humano enorme todos los días, y les pido que por favor los mantengan a todos en sus pensamientos y oraciones. Realmente representan lo mejor de todos nosotros y tenemos que estar ahí para ellos como ellos están aquí para nosotros”, dijo la funcionaria.

A su turno, el alcalde de la ciudad de Miami, Francis Suárez, agregó: “El Departamento de Bomberos de la ciudad de Miami ha perdido a una hija de 7 años de uno de nuestros propios bomberos”, dijo ayer por la tarde. “Fue recuperada anoche por miembros de nuestro equipo de búsqueda y rescate en la Fuerza de Tarea Dos de Florida”, continuó y agregó: “Soy padre de dos hijos y tengo un hijo de 7 años y la idea de perderlo de esta manera es inimaginable”.

Hasta la última hora del viernes, los que confirmaban la identidad de los involucrados eran los medios de comunicación ya que los organismos oficiales y las autoridades evitaban dar nombres u otros datos filiatorios. Explicaban que se trataba de un pedido expreso de los familiares, algo que podría indicar la existencia de algún tipo de controversia legal en torno a la tenencia de la pequeña Stella. De todos modos, la estación Telemundo 51 y otros medios locales de Miami han identificado a las víctimas como Stella Cattarossi, que se encontraba en el edificio junto a su madre, Graciela Cattarossi, su tía Andrea Cattarossi, y los padres de ambas, Gino y Graciela (sr).

Hasta la última hora del viernes, las autoridades había confirmado de manera oficial un total de 22 personas fallecidas. Las últimas fueron cuatro: la pequeña de 7 años (a la que no identificaron por “pedido expreso de los familiares”), Bonnie Epstein, de 56 años; Claudio Bonnefoy, de 85; y Maria Obias-Bonnefoy, 69.