Dos años después de la primera denuncia, imputarán a los agresores del bailarín Tito Costilla

419

El joven fue agredido el domingo pasado por sus vecinos. Le quebraron la tibia y el peroné.

El domingo pasado sus vecinos lo interceptaron en la entrada de su casa y lo golpearon hasta quebrarle las piernas. Tito Costilla es bailarín de bachata y ahora está postrado. La fiscalía detuvo a los agresores, de apellido Urzagaste, y la imputará por los contantes ataques homofóbicos.  La víctima los venía denunciando desde 2019.  

La detención de los principales agresores, Fabricio Luciano Paz Urzagaste, de 18 años y su padre, Francisco, ejecutada por orden del juez de Garantías 2 Ignacio Colombo, se registró el lunes pasado a horas de la golpiza. El magistrado llevó a cabo la audiencia de control de legalidad y, a pedido del fiscal penal 3, Horacio Córdoba, se fijó fecha para la imputación penal contra los dos detenidos, y también contra Zulma y Aylén Urzagaste, madre y hermana de Fabricio.

Desde 2019, Tito los denunció tres veces. La primera vez fue en julio de 2019 en la oficial de Orientación y Denuncia del Ministerio Público, en la ciudad judicial. La segunda fue el 3 de agosto de 2019 en el Destacamento Policial del barrio Docente Sur. La última fue después del ataque del domingo. En este caso fue realizada por el padre de Roberto Costilla, quien relató que el domingo a las 7.45 de la mañana recibió un llamado de su hijo. “Papá vení, estoy tirado en la vereda, me quebraron la pierna”, le dijo el joven.

De inmediato, salió a la vereda y se dio con su hijo desvanecido en el suelo sin poder pararse, por lo que llamó al 911. En esos instantes, Fabricio Urzagaste y su padre salieron de su vivienda y comenzaron a golpearlo en la cabeza y el cuerpo con un palo. El cuadro se completó con Zulma Urzagaste agrediendo a la madre del bailarín, quien también había salido en auxilio de su hijo, a quien trata de atender, pero no pudo hacer mucho debido a que su vecina con otra hija, salieron y al verla, comenzaron a pegarle.