EL EMOTIVO ABRAZO ENTRE UNA TRABAJADORA DE LA CRUZ ROJA Y UN MIGRANTE EN CEUTA

364

En medio de la entrada masiva de familias, menores y jóvenes provenientes de Marruecos y países subsaharianos al enclave español, las cámaras mostraron como una socorrista proporciona agua y sostiene con un largo abrazo al joven, exhausto y evidentemente conmocionado tras cruzar a nado desde territorio marroquí a España.

Muchos migrantes llegan a la playa con evidentes síntomas de haber pasado frío tras un largo periodo en el agua, y una vez que entran en calor en la arena o son atendidos por la Cruz Roja son conducidos a la cercana frontera con Marruecos. La de la socorrista y el joven no es la única imagen emotiva que dejaron las dos dramáticas jornadas del lunes y martes, en las que alrededor de 8.000 migrantes, incluidos 1.500 menores, ingresaron al enclave nadando o trepando la cerca.

Los militares también difundieron fotos en que muestran a efectivos en aguas de Ceuta realizando labores de rescate para “salvar la vida de decenas de menores”, algunos de ellos recién nacidos, que tratan de acceder a la ciudad española junto a sus familias. “Guardias civiles del GEAS y la ARS salvan la vida de decenas de menores que llegaban a Ceuta por mar junto a sus familias”, dijo la Guardia Civil en su cuenta oficial de Twitter.

El martes, España desplegó tropas y vehículos blindados en Ceuta para patrullar la frontera con Marruecos. Los soldados y la policía también utilizaron porras para retirar a los migrantes de la playa y lanzaron bombas de humo para disuadir a otros de cruzar.

Hoy, la presión migratoria descendió, con apenas unas decenas de inmigrantes intentando alcanzar a nado territorio español. Del total de inmigrantes que consiguieron llegar hasta Ceuta, unos 4.800 han regresado ya a Marruecos, de acuerdo a los datos ofrecidos hoy por el jefe del Ejecutivo español. Al menos una persona murió ahogada mientras intentaba cruzar.

En la frontera algunos inmigrantes que han intentado llegar a nado a Ceuta o en una pequeña barca, y que fueron interceptados por las tres embarcaciones de la Guardia Civil española que patrullan la zona.Tras recogerlos en el mar, los agentes los llevan hasta la playa, donde son acompañados a regresar a Marruecos. En la playa, junto a la Guardia Civil, permanecen desplegadas unidades militares que también colaboran para llevar a los inmigrantes, la mayoría varones y jóvenes, de regreso al país vecino.

La llegada masiva de inmigrantes marroquíes a Ceuta ha sido el último y más grave episodio en la crisis diplomática entre España y Marruecos abierta por el ingreso hace unas semanas en un hospital español del líder del Frente Polisario.