EMBARAZADA DE SIETE MESES SE CONTAGIÓ DE COVID-19: LE HICIERON CESAREA, Y DESPUÉS DE 28 DÍAS EN COMA PUDO CONOCERLA

595

Valeria Centurión tiene 33 años y vive junto a su esposo David, en la localidad de Porres a 40 kilómetros de la capital de Santiago del Estero. El 9 de junio, cursaba un embarazo de casi 30 semanas cuando la internaron en el Hospital Regional Carrillo, diagnosticada con neumonía bilateral por covid-19. Ese día, Valeria ingresó a la sala de maternidad, y en tan solo 24 horas después, su cuadro empeoró. Fue trasladada de urgencia a la Unidad de Cuidados Intermedios del mismo hospital.Cuatro días más tarde, los médicos tomaron la decisión de realizarle una cesárea. Y es que, pese al esfuerzo de los profesionales, Valeria no mejoraba y la dificultad respiratoria llevó a la decisión de intubarla y conectarla a un respirador artificial.

la médica coordinadora del servicio de maternidad, Valeria Heredia, explicó que cuando la paciente comenzó a necesitar asistencia respiratoria mecánica y al encontrarse en su tercer trimestre de embarazo, se decide que lo mejor es hacer una cesárea, para que de esta manera, se pueda asistir mejor a la madre y dar una chance de sobrevida a la bebé, que se hallaba en riesgo de sufrir una hipoxia, es decir que le falte el oxígeno en la panza de su mamá.

El 14 de junio, a las 30 semanas de gestación nació Isabel. Pesó 1.700 kg. Inmediatamente fue trasladada a neonatología donde es especialmente atendida por ser prematura y por la condiciones de su nacimiento. Valeria, su mamá, por otro lado fue inducida a un coma farmacológico y conectada a una máquina de asistencia respiratoria mecánica. En esas condiciones, luchó por su vida.