Emotivo discurso de despedida de Esteban Bullrich

177

Fueron 20 minutos inéditos en la historia política reciente. Un instante dramático, que conmovió hasta las lágrimas a todos los que lo escucharon. Esteban Bullrich pronunció un discurso emotivo y una virtual lección política al presentar su renuncia indeclinable como senador de la Nación por la provincia de Buenos Aires. Sus palabras se escucharon con la voz reproducida por un dispositivo que lo asiste ante el impedimento que lo atraviesa por el avance implacable de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). “Renuncio a mi banca con profunda tristeza”, manifestó el dirigente de Juntos por el Cambio, que en varias oportunidades no consiguió contener las lágrimas.

“Agradezco primero a Dios por esta cruz. Él nunca nos pone pruebas que no podamos superar. Y aunque a veces duela el cincel del escultor sé que sólo si nos dejamos moldear por Él llegamos a nuestra mejor versión. Esta cruz me ha permitido recibir infinitas muestras de cariño y amor diariamente. Esta cruz que me ha enseñado que la vida es hoy y el mañana, el mañana es esperanza”, afirmó. Sus palabras fueron tan desgarradoras que impulsaron a sus pares a pedirle que no renuncie.“No hay hombres imprescindibles, hay actitudes imprescindibles”, fue su respuesta, dificultosa, ante la muestra de respeto del hemiciclo.