25.6 C
Salta
20 julio, 2019
Cultura y espectaculos

FEDERICO BAL: «YO NO GANO MILLONADAS, ME CUESTA LLEGAR A FIN DE MES Y NO PUEDO IRME DE VACACIONES»

«Siento un poco de angustia pero de relax también, porque le pudimos dar su último deseo. Mi viejo no quería irse de este mundo sin trabajar con su ex mujer y con su hijo, y se lo pudimos conceder», dice Federico Bal a días de que su padre, Santiago, se retire de la obra Nuevamente juntos en particular, y del espectáculo en general, porque su cuerpo «no da más».

«Lo voy a mandar a escribir obras, sketchs, cosas que me queden cuando él no esté», adelanta el actor y director, quien ya planifica cómo será la adaptación de la obra que contará con el ingreso de una figura femenina y una masculina, en la gira por el Interior del país que comenzará en dos semanas.

—¿Te costó decirle a tu papá : «Esto no va»?

—Sí, claro, porque podía llegar a sentirlo como una falta de respeto. Pero le iba a doler más si las críticas eran negativas. Cuando en los primeros días que la crítica vino y nos acompañó, los titulares fueron: «La revista en tiempos de Ni Una Menos», «La revista en tiempos de feminismo». Eso fue lo que yo quería darle a mis viejos, justamente.

—Año de elecciones. ¿Cómo lo ves?

—Veo que debería haber más propuestas firmes. Siento que nadie se quiere ocupar del país. Es un país que está en crisis y la estamos viviendo todos. En la puerta de mi casa tengo durmiendo a un tipo que me parte el alma, ahora viene el frío y no sé cómo ayudarlo, realmente, porque me gustaría bajarle algo pero que duerma en un lugar que tenga cuatro paredes, no en la calle. Ese barrio hace cinco años no era así. Estamos hablando de Cabildo y Juramento, siempre viví por ahí. Los negocios cierran para no abrir, no es que viene un negocio atrás.

—Para vos, ¿en estos últimos años fue para peor?

—Para todos. Nadie puede decirte que mejoró.

—¿Por qué decís que entre los políticos falta compromiso y ganas de involucrarse?

—No hay un candidato sólido.

—De repente aparece un Marcelo Tinelli, con quien trabajaste, que pareciera tener ganas de involucrarse, aunque no termina de confirmarlo. ¿Te gustaría que se meta en política o le decís: «Quedate acá, en ShowMatch, que estás fantástico»?

—Por empezar, está fantástico en ShowMatch porque es un gran conductor y empresario. Para poder decirte que lo votaría, tendría que ver su proyecto. Uno no puede votar a una persona a la que solamente conoce como conductor, como empresario; tiene que conocer un proyecto y una idea y una visión de la economía, de la pobreza, de la salud, de la educación. Yo no puedo decirte hoy que votaría a Marcelo porque él tampoco se ocupó de mostrarnos lo que quiere hacer con el país.

—¿Alguna vez te ofrecieron vincularte a la política, de algún modo?

—Me han ofrecido hacer acciones con políticos y me he negado. No por no quedarme pegado a un partido ni a una ideología, solamente porque me parece que el artista no tiene que… Tiene que opinar, sí, claro, pero tiene que ser una personas que le puedás gustar a los oficialistas y a los opositores, porque lo que estás haciendo es, si querés llamarlo arte, entretenimiento o como quieras, pero me parece que no es tu lugar. Es el lugar del ciudadano hablar de lo que te estoy hablando: de la falta de guita, de la pobreza que hay en mi barrio, de lo que yo veo en los precios cuando compro en el chino de la vuelta. ¡No puede ser! Fui al chino el otro día a comprar una crema de enjuague, compré tres aguas y gasté 500 pesos. La gente tal vez del otro lado dice: «Ah, está en la tele, gana millonadas». Y yo no gano millonadas. Realmente muchas veces me cuesta llegar a fin de mes. Y le pasa a la gente del otro lado.

—Vos también sufrís la situación económica, más allá de la fama.

—Yo también tengo deudas. Estoy pagando un auto que compré hace dos años, me cuesta. Y agradezco haber cerrado el plan cuando el dólar estaba a menos porque me fijaron la tasa. Tengo problemas reales. Llamo al administrador cuando digo: «¿8 lucas de expensas? No sé qué, el gas, para… ¡¿qué?!». No se puede creer. No entiendo. Hago las cuentas y no me puedo dar un lujo. No me voy de vacaciones.

—Tener trabajo de lo que a uno le gusta es una fortuna…

—Tengo que acostarme y agradecer al universo todas las noches, lo tengo clarísimo.

—Y así y todo, hoy no te podés ir de vacaciones.

—Hoy no puedo. Por empezar, porque tengo deudas que pagar y no puedo darme el lujo de viajar y gastar lo que tengo que gastar. Ya está, olvidate, es algo que no puedo ni verlo con el dólar a 44, como estamos viviendo. Este tipo de cosas me parece que son una locura. Tampoco tengo tiempo, pero si lo tuviese agarro el auto y me voy a Pinamar; hoy, no me puedo ir del país.

Artículos Relacionados

DIERON DE ALTA A MIRTHA LEGRAND

SOL PÉREZ Y DAVID KAVLIN SE CRUZARON FUERTE AL AIRE: «EN EL TEMA SOS BASTANTE IGNORANTE»

LA ESCENA ESPERADA: LA CHINA SUÁREZ Y BENJAMÍN VICUÑA JUNTOS EN «ATAV”