GOLLAN ESTIMÓ QUE PODRÍAN LEVANTAR RESTRICCIONES POR EL CORONAVIRUS EN EL ÚLTIMO TRIMESTRE DEL AÑO

397

Aclaró que la flexibilidad de las actividades dependerá de situación y del avance de la vacunación. Cuál es la estrategia del equilibrio que aplican para definir los cierres. En plena segunda ola de contagios de coronavirus, el gobierno bonaerense comunicó que estima que recién en los últimos meses del año podrían terminar las restricciones para prevenir la transmisión de la enfermedad. El Ministro de Salud provincial Daniel Gollan dijo que esperan que “hacia el último trimestre” se esté “ante una situación de vuelta a una mayor normalidad”. Explicó que las limitaciones serán menores a medida que avance la vacunación contra el COVID-19 aunque aclaró que eso va a depender de la cantidad de contagios. Explicó que adoptaron el modelo que se usó en otros países y ciudades del mundo como Alemania, Israel y Nueva York, con una estrategia de apertura y cierre de actividades de acuerdo al panorama de la pandemia. Sostuvo que “jugar a un equilibrio que dependerá de los casos” y de si logran reducir la cantidad de infecciones. Afirmó que “con todos los cuidados” pueden habilitar algunas actividades “un tiempo”, que quizá después vuelven a cerrar. En momentos en que se mantiene la suspensión de clases presenciales en el conurbano bonaerense explicó que Israel “cerró tres veces la parte de educación, Nueva York lo hace a cada rato si sube de 150” y que “Alemania maneja 165 cada 100 mil”. En declaraciones sostuvo que las variables con las que tratan de controlar la transmisión del virus son los contagios “vinculados a la circulación de gente y la cantidad de personas vacunada, fundamentalmente de aquellos que tienen comorbilidades, mayores, esenciales”. Expresó que realizan estrategias partir de estos factores “para intentar que los casos que se enfermen no sean graves y no saturen el sistema”. Manifestó que esperaban el pico de casos para más adelante con la llegada del frío, pero que la suba “empezó un mes y pico antes”. Explicó que eso se debió a que “se metieron variantes mucho más contagiosas” que se diseminan hasta “siete veces más que el virus original”. En cuanto a las situación en el área metropolitana sostuvo que “se mueven 13 millones y medio de personas con las que interactúa casi todo el país” y que “era imposible” que no hubiera una disparada de contagios de COVID-19. Dijo que tuvieron que dar “una respuesta mucho más rápida” a diferencia del interior, área que expresó que “tuvo cuatro o cinco meses” para prepararse.