HISTÓRICO: EL ARGENTINO «PECHITO» LOPEZ GANÓ LAS 24 HORAS DE LE MANS

183

El cordobés se impuso a bordo del Toyota GR010 número 7 que compartió con el inglés Mike Conway y el japonés Kamui Kobayashi y por fin pudo sacarse la espina luego de varios intentos frustrados. Además, se convirtió en el segundo argentino en obtener la victoria en el mítico trazado francés tras el éxito de José Froilán González hace ya 67 años. Pechito López y compañía, que venían de ganar las 6 Horas de Monza, aventajaron por dos vueltas al Toyota número 8, integrado por el suizo Sebastien Buemi, el neozelandés Bertrand Hartley y el japonés Kazuki Nakajima, el equipo ganador en la prueba de 2020, que sufrió un incidente en la salida del sábado, que lo obligó tras un golpe provocado por el Glickenhaus N.708 a detenerse para reiniciar sus sistemas. Necesitó 16 vueltas para recuperar el segundo puesto que tenía en la parrilla de salida.

También a dos giros completó el podio entre los Hypercar, la categoría top en esta competencia, el Alpine de André Negrao, Nicolas Lapierre y Matthieu Vaxiviere. Ahora, además, el argentino, el inglés y el japonés son los líderes del Campeonato Mundial de Resistencia (WEC, por sus siglas en inglés) organizado por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA)Se trata de una reivindicación para el oriundo de Río Tercero, uno del los mejores exponentes del automovilismo nacional al que solo le faltó llegar a la Fórmula 1. Los imprevistos lo venían traicionando en Le Mans. En 2019, un pinchazo le sacó el triunfo y en 2020 iba puntero cuando una falla en el motor lo retrasó, por lo que su auto terminó tercero.

No fue todo tranquilidad para los Toyota. Después de 16 horas relativamente calmas al frente de la 89ª edición de las 24 Horas de Le Mans, los autos N°7 y N°8 vivieron este domingo por la mañana problemas de abastecimiento que reavivaron las dudas sobre su fiabilidad.

Es la primera temporada del Toyota GR010, que forma parte de los nuevos Hypercars introducidos en 2021, y su primera participación en Las 24 Horas. ‘Por tanto todavía podemos descubrir cosas inesperadas‘, advertía el viernes el director técnico Pascal Vasselon.

Y en efecto, hacia las 9 de la mañana locales (las 4 de la Argentina), los mecánicos de la escudería japonesa ya no pudieron llenar al completo el depósito del N°8 y posteriormente del N°7, lo que obligó a recortar sus relevos. ‘Una solución improvisada parece haber estabilizado el problema‘, aseguraba un vocero del equipo japonés una hora más tarde.

No obstante esta circunstancia no afectó a la clasificación general provisional de la prueba a 5 horas para el final. Y tampoco afectó el resultado final, que encontró a Kobayashi al volante del vehículo vencedor mientra Conway y Pechito se fundían en un abrazo en los boxes. Un momento inolvidable.

‘Para un piloto de automovilismo, correr Le Mans ya es muy especial, demasiado importante. El auto del Mundial de Resistencia nace como el auto de Le Mans y el resto de las carreras son las que te preparan para Le Mans. Es todo un año de preparación. De horas, horas y horas. De noches. De riesgos también, porque hacemos pruebas de noche durante 36 horas sin parar y cuando es invierno puede haber neblina, lluvia y cuatro grados bajo cero y seguimos andando en el auto a cualquier hora de la noche. Realmente cuando llega el momento, mirás para atrás y te das cuenta de que viene lo importante, que todas esas horas se van a definir en esas 24 Horas. Y creo que también eso lo hace muy especial‘, le había dicho Pechito a Clarín en una entrevista realizada en el inicio del campeonato.

López llegó, además, a las 8 victorias en la WEC y es el máximo vencedor argentino en la categoría. Además, ya tiene cuatro títulos mundiales. Fue el que menos tiempo de los tres pilotos estuvo al mando del auto, pero quien se encargó de los momentos más complicados, ya que condujo durante gran parte de la noche y de la madrugada, cuando las condiciones en Le Mans son las más complejas para llevar adelante los vehículos.