HORROR EN BS AS: UN HOSPITAL SE EQUIVOCÓ AL ENTREGAR LOS CUERPOS DE DOS HOMBRES

216

Las familias de dos hombres que fallecieron en la misma semana en el Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires, reclamaron este lunes que les entregaron los cuerpos equivocados. Los deudos protestaron frente al centro médico y pidieron además que les informen sobre cómo fueron tratados sus seres queridos.

Romualdo Pérez falleció a causa de una neumonía bilateral causada por el nuevo coronavirus. «Mi padrastro se interna el 5 de mayo se interna en el Gandulfo por requerimiento de oxígeno a causa de un cuadro de neumonía bilateral por Covid-19», relató su hijastro Néstor.

Pérez «ingresa a una sala común con mascarilla», según su hijastro, y «se comunicaba» con la familia desde ahí. «Pero a partir del día 8 dejó de hacerlo y el domingo 9 (de mayo) nos llaman de madrugada para avisar que lo tuvieron que entubar y que al día siguiente nos iban a dar el parte médico», indicó el hombre.

«El martes nos llaman que había empeorado y que por favor vayamos, y cuando llega mi hermana se encuentra con que le dicen que mi papá había fallecido», contó Néstor.

Por el protocolo vigente en la provincia de Buenos Aires en el hospital de Lomas de Zamora no permitieron que la familia reconociera el cuerpo de Romualdo Pérez. El miércoles lo retiró el personal de la casa de sepelios.

«Tras realizar los trámites con la casa velatoria que retira el cuerpo del hospital, lo enterramos en el cementerio de Lomas el miércoles, pero el jueves por la tarde nos llaman para que vayamos a reconocer un cuerpo porque podía haber habido un error», expresó Néstor.

«Ahí nos encontramos con la familia Chávez, que estaba reclamando por el cuerpo de su familiar y que peleaba en la morgue para saber dónde estaba el cuerpo de su pariente», relató el hombre.

Francisco Chávez también murió por neumonía, pero nunca dio positivo por Covid-19, afirmó su hijo Sebastián.

La familia Chávez, en efecto, luchó por encontrar el cuerpo del hombre al ver que el les entregaban en vez el de Romualdo Pérez, un completo extraño para ellos.

«Gracias a Dios la otra familia no lo cremó», expresó Sebastián Chávez. «Nosotros recibíamos el parte de Romualdo Pérez mientras mi papá ya había sido velado y enterrado y Pérez estaba vivo», relató.

El hombre afirmó que están «hablando de un horror no de un error por lo que sucedió en el Gandulfo» ya que su familia creyó que su padre vivía cuando en realidad recibían el parte médico de Pérez, quien estuvo vivo hasta el 13 de mayo.