Hoy juran los nuevos senadores nacionales y así queda compuesta la cámara

182

Hoy será la última sesión del año del Senado y su titular, la vicepresidenta Cristina Kirchner, le tomará juramento a los 24 senadores electos en noviembre. Tras la ceremonia, el oficialismo hará uso por última vez del quórum propio para debatir, entre otras cosas, la validez de algunos Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) emitidos por el Poder Ejecutivo durante el último año.

Los nuevos legisladores entrarán en funciones mañana y el bloque del Frente de Todos pasará a tener 35 senadores (actualmente posee 41) y el interbloque de Juntos por el Cambio 31 (actualmente son 25). Por primera vez desde 1983 el peronismo y sus aliados no tendrán el quórum asegurado.

Según acordaron oficialismo y oposición, se discutirán en el recinto 48 decretos sobre los 116 puestos a consideración en comisión hace dos semanas. Se trata de los DNU firmados por el presidente Alberto Fernández referidos al Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, al Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio, a medidas de prevención contra la Covid-19, asistencias a beneficios sociales, cuestiones laborales -por ejemplo, la doble indemnización- y económicas.

Así mismo, la nueva Cámara de Diputados tendrá una composición similar a la que había en los dos primeros años de mandato de Alberto Fernández, pero es esperable que al oficialismo le cueste un poco más reunir quórum y sancionar leyes que no tienen el apoyo de Juntos por el Cambio. En el Frente de Todos las cosas seguirán más o menos el mismo curso, y no habría sobresaltos pese a las tensiones internas: será en principio la bancada más grande con 118 legisladores (uno menos que los que tenía), con Máximo Kirchner ejerciendo la conducción del bloque.

En Juntos por el Cambio, por el contrario, sufrirá una mayor dispersión, ya que habrá más bloques que convivirán con las tres bancadas fundadoras de Cambiemos (PRO, UCR y la Coalición Cívica). Serán 116 diputados en total, al filo de la paridad con el oficialismo, pero los liderazgos y la conducción asoman bastante más borrosos, en un escenario surcado por las diferencias internas.