La capital salteña está plagada de pozos que provocan accidentes

302

La ciudad está llena de pozos y los vecinos de diferentes barrios advierten sobre el peligro de circular por las calles. En el barrio Santa Cecilia, en la zona sur de la ciudad, hay un cráter donde transeúntes tropezaron y varios autos quedaron trabados. En la esquina de Alsina y 20 de Febrero, los adoquines están llenos de baches.

El abandono en Santa Cecilia es preocupante. El barrio está lleno de pozos, aunque sus vecinos ya los conocen, y tratan de circular con cuidado, las personas de otras zonas que pasan desprevenidas se accidentan. En medio de la calle Nicolás Avellaneda hay un pozo de agua destapado. Tiene dos metros de profundidad y, para evitar accidentes, los vecinos lo señalizaron con una rama y una cinta. En los últimos días, alrededor de cinco vehículos quedaron trabados en este cráter, y una mujer que vive al frente le contó a Multivisión que hasta un perrito cayó dentro.

“El pozo tenía tapa pero hace un año, la Municipalidad la sacó y después personas a bordo de una camioneta se la robaron. El otro día, una moto quedó trabada y menos mal que estaba la rama porque sino el conductor terminaba adentro. Los autos también se accidentan. Otro problema es la pérdida de agua. Una vez me caí y terminé en el hospital. Reclamamos pero nadie hace nada”, contó la vecina. Frente a la Escuela de Música del barrio hay otro pozo de larga data, que ya está cubierto de basura.

Por otro lado, los adoquines de la esquina de Alsina y 25 de Mayo están llenos de pozos, con el agravante de que están cubiertos de agua, y por lo tanto se desconoce su profundidad. Algunos autos logran esquivarlos, otros. La postal preocupa porque es una zona muy transitada, y además hay una pérdida de agua resbalosa que provoca varias caídas y golpes.