LA FAMILIA AFIRMA QUE GOLPEARON A UNA ABUELA EN UNA CLÍNICA PRIVADA. AYER MURIÓ

1393

Janet Moya sobrina de Ester Moya contó que la llevaron a su tía al sanatorio el Parque, cuando ingresa la aislaron por tener síntoma de Covid, la familia trató de permanecer con ella, pero se lo impidieron.
Posteriormente le realizaron el hisopado el cual le cobraron 7.500, dio negativo y a pesar de eso no dejaron que ningún familiar la viera, e incluso no la trasladaron a otra sala, siguió con los enfermos de Covid.
Solo le pedían pañales y agua a la familia, cuando finalmente dejan que la visite el hijo, se encuentra con su madre golpeada, tenía hematomas graves en la parte de los brazos, de los hombros y la cara, pero dijeron que le habían dejado las vías abiertas por el suero y además que se había caído”.
El Pami exigió 2 veces la historia clínica pero aún no se la envían.
“Desde la clínica le dijeron que estaba bien que le daban el alta, pero la notamos mal” relató Janet, al ver el estado en que estaba la abuela, decidieron llevarla al hospital del Milagro, donde ingresó con 60 de saturación. Le hicieron nuevamente hisopado y volvió a dar negativo.
“Cada golpe que le encontraban me llamaban” contó Janet, “estaba en una situación muy crítica, nadie se quiso hacer cargo” indicó Janet insistiendo en que “ella salió bien de casa, salió estable”.
Otra de las marcas que encontraron cuando fueron a vestirla, fue en uno de sus pezones. “Tenía una herida en carne viva, como si le hubieran arrancado con fuerza una cinta” dijo la sobrina.
“Me imagino cada cosa que habrá pasado y se me cae el mundo, ella esta desfigurada, la quisieron entregar a cajón cerrado y no quisimos, para que la gente vea cómo me la entregaron” finalizó.