NADAL FUE DEMASIADO PARA SCHWARTZMAN Y LO ELIMINÓ DE ROLAND GARROS

174

Si bien alcanzó a ganarle un set (le cortó una racha de 36 ganados consecutivamente en París), el Peque Diego Schwartzman quedó eliminado de Roland Garros al caer con el español Rafael Nadal. El 13 veces campeón venció al argentino por 6-3, 4-6, 6-4 y 6-0 y avanzó a semifinales donde espera por el serbio Novak Djokovic o el italiano Mateo Berretini.

El juego arrancó parejo, con potencia desde el fondo de la cancha. Con los minutos, el ritmo del partido empezó a subir bajo el sol de París, en un estadio con público, aunque no completo por las restricciones existentes. Nadal se llevó el parcial por 6-3 luego de quebrar dos veces el saque de Schwartzman. En el primero se colocó 4-2, pero el argentino inmediatamente le devolvió el quiebre a Nadal. Pero luego, con autoridad, el español volvió a romper el servicio del Peque y luego remató con el suyo para quedarse con el set.

El argentino comenzó la segunda manga hecho una tromba y decidido a empatar: llegó a estar 3-0 arriba. El español, fiel a su ADN, varió sus tiros y comenzó a sacar de la base a Schwartzman. Conclusión: el marcador se puso 3-3 con un game en blanco (40-0) del mallorquín. Fue un momento de equilibrio. Hasta que en el séptimo game el argentino mostró su mejor juego. Fue 4-3, primero, y luego 5-4. Hasta que en el décimo juego, y tras tres errores no forzados de su rival, El Peque consiguió igualar el marcador. Un set para cada uno.

El tercer parcial se decidió en el noveno game, cuando Nadal quebró el saque del argentino. Más ofensivo, haciendo correr al Peque por toda la cancha, el mallorquín llevó al argentino al quiebre, a sabiendas de que en el juego siguiente tendría todo a su favor para quedarse con el set y encontrar la ventaja de dos parciales a uno. Eso ocurrió: en el décimo juego Nadal casi no le dejó hacer nada al argentino y el tercer set fue para el español por 6-4.

El cuarto set tuvo dos quiebres del español en los tres primeros games. Fue una afrenta demasiado grande para Schwartzman, que dejó de correr y de jugar con la cabeza. Enfrente, Nadal olió sangre y llegó a coleccionar siete juegos consecutivos. El argentino debió sacar 0-4 para ponerle algo de incertidumbre a un partido que, a esa altura, parecía definido: luchó, pero perdió el saque. Nadal, 5-0 adelante, sacó para partido y lo cerró, fiel a su estilo, sin titubeos. Sin dejar respirar a su rival.

Fin del sueño para el argentino en Roland Garros. El rey del polvo de ladrillo sigue adelante y está entre los cuatro mejores del segundo Grand Slam de la temporada, donde irá por su 14to título en el Bois de Bulogne y su 21º torneo grande, para quedar como el más ganador de la historia.