NICARAGUA: EL RÉGIMEN DE DANIEL ORTEGA ARRESTÓ OTRO CANDIDATO PRESIDENCIAL

322

Noel José Vidaurre Argüello, líder de la Alianza Ciudadanos por la Libertad, fue detenido por “traición a la patria”, la misma figura que usó el Gobierno para perseguir a los otros postulantes. En los últimos meses decenas de disidentes fueron arrestados y todos permanecen incomunicados.

El aspirante presidencial de Nicaragua de la oposición Noel José Vidaurre Argüello, de 66 años, fue puesto este sábado bajo custodia policial para ser investigado por supuesta traición a la patria, informó la Policía Nacional.

Vidaurre, un veterano político conservador, se convierte en el séptimo aspirante a la Presidencia de Nicaragua de la oposición en ser aprehendido en Nicaragua a menos de cuatro meses de las elecciones en las que el presidente del país, el sandinista Daniel Ortega, en el poder desde el 2007, busca una nueva reelección.

La Policía Nacional, que dirige Francisco Díaz, un consuegro de Ortega, informó que han iniciado una investigación contra Vidaurre, precandidato a la Presidencia de Nicaragua por la opositora Alianza Ciudadanos por la Libertad (CxL), y el comentarista político Jaime José Arellano Arana

“Ambos permanecen en sus casas de habitación, bajo custodia policial”, indicó.

Tanto Vidaurre como Arellano son investigados “por realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía, y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, y pedir intervenciones militares”.

También por “organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, proponer y gestionar bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones”. Además, por “demandar, exaltar y aplaudir la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos, y lesionar los intereses supremos de la nación”.

La Policía basó su acusación citando la Ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz, aprobada con carácter urgente por la Asamblea Nacional, de mayoría sandinista, en diciembre pasado. Esa polémica ley, promovida por el Ejecutivo, cataloga los “traidores a la patria” y los inhabilita a optar a cargos públicos.

La Policía Nacional dijo que “realiza todas las diligencias investigativas pertinentes y remitirá a los investigados a las autoridades competentes para su enjuiciamiento y determinación de las responsabilidades penales”.