NO DIALOGAR CON LOS AUTOCONVOCADOS: UNA HISTORIA QUE YA LA VIMOS

572

El conflicto docente en Salta sigue escalando. En cada jornada, son más los docentes autoconvocados, que no reconocen la representación gremial, que se pliegan al paro de actividades.

En la jornada de ayer, se inició el trabajo de paritarias. En la mesa de negociaciones se sentaron los gremios y sindicatos que integran la Intergremial a conversar con el ministro de Educación, Matías Cánepa. En ese contexto, referentes de Sitepsa, le plantearon la necesidad de que se escuche a los colegas autoconvocados que llevan más de 4 semanas en las calles y no en las aulas. Esto habría enojado a Cánepa que luego de plantearles la necesidad de que se institucionalicen para poder sentarlos en la mesa de paritarias, según lo que indica la ley, se habría levantado de la mesa de negociación. «Yo lamento que los autoconvocados, que son distintos sectores, no se sindicalicen. La forma de poder participar en una mesa de negociación es como institución gremial, así lo determina la ley. Pueden participar en la vida de los gremios que hoy están o generar uno nuevo, pero en definitiva, si no se institucionalizan es imposible trabajar en una mesa paritaria», señaló Cánepa.

Lo que el ministro hizo, en defnitiva, fue reconocer que hay una falta de representación de los gremios en los docentes que llevan adelante la protesta.

Con lo cual, si no están sentados en la mesa de negociación, si no hay un canal de diálogo con los que están de paro, el conflicto está lejos de encontrar una solución.
Mientras tanto, desde el sector de autoconvocados, el enojo crece por lo que ellos llaman el “ninguneo” de los funcionarios del gobierno y también de los dirigentes políticos de cada departamento que tiene a sus docentes cortando rutas y caminos, protestando en las calles. Es decir, ni los funcionarios provinciales, ni los diputados, ni los concejales y mucho menos los intendentes, tienden puentes para alcanzar una solución que concluya con el conflicto más importante y virulento que le toca enfrentar al gobernador Gustavo Sáenz, en su gestión.

Hoy, se replicaron varias protestas en distintos puntos de la Capital como un corte importante en el ingreso a la ciudad de Salta, en Aunor; y en distintos puntos del interior provincial. En cada uno, la Policía estaba lista para la refriega con los maestros, por lo que se multiplicaron las imágenes de gritos, corridas y empujones en toda la provincia.
“El sueldo no alcanza para la canasta familiar. Un docente que inicia su carrera recibe 28.000 pesos y las ordenanzas que limpian las escuelas cobran $ 10.000 por mes”, señalaron docentes autoconvocadas, fundamentando su protesta, y agregaron: “Así consigue el superávit el ministro Roberto Dib Ashur”.

Al gabinete provincial no le queda otro camino que atender la demanda de quienes tienen paralizado el sistema educativo público en gran parte de la provincia. Es con los docentes en conflicto con los que urge abrir el diálogo. Ya no sirve quedarse atado a la letra de la ley. El diálogo es con todos los ciudadanos, sobre todo si tienen una demanda clara, contundente y que con su conflicto impactan en toda la sociedad.

“No es posible que el delantal de las docentes estén manchados de tierra porque no dejamos de estar en las calles, las ultimas cuatro semanas”, dijeron los autoconvocados de Cerrillos.