ROBERTO CACHANOSKY, DE MENDIGUREN Y UN ACALORADO DEBATE EN TV POR LA ECONOMÍA ARGENTINA

128

El economista Roberto Cachanosky y el ex titular de la Unión Industrial Argentina (UIA) y actual presidente del BICE, José Ignacio de Mendiguren, tuvieron un fuerte cruce televisivo en el que plantearon sus diferencias respecto a cómo Argentina desembocó en la crisis económica actual.

“Yo entiendo el problema de la cuarentena pero hay gente que no puede no trabajar. Y al Estado no le alcanza la plata ni para llegar a fin de mes. Tenemos 19 millones de pobres según el Indec, cuatro millones y medio de indigentes, dos millones doscientos mil desocupados, casi el 60% de los chicos de hasta 14 años viviendo debajo de la línea de la pobreza. Argentina es un país que no invierte. Este es el escenario. No podés parar más la economía. Cerraron 90 mil comercios”, comenzó analizando Cachanosky. En la Argentina se persigue al que invierte y se rompió la cultura del trabajo y se pasó a la de la dádiva. Te matan con impuestos, no te dejan importar insumos. Viene Moyano y te pone el camión delante de la fábrica y te dice no laburas. Nadie va a invertir en Argentina con estas condiciones.

A su turno, De Mendiguren afirmó: “Yo creo que Argentina tiene salida. Creo que estamos en el camino correcto con las medidas que se han tomado con las dificultades tremendas que hay. En los últimos 12 meses los gobiernos del mundo anunciaron medidas fiscales por el 15,3% del PBI mundial. Países que entraron a la crisis viniendo de tener estabilidad, sin inflación y con tasas negativas, están cayendo. Entraron con un auto impecable con combustibles y las mejores gomas”.

En ese sentido, continuó: “Argentina no tiene moneda, tiene un sistema tributario esquizofrénico, tiene un gasto público alto e ineficiente, está fuera del mundo. Se destruyó la cultura del trabajo y se fue a la cultura de la dádiva. Argentina necesita cambiar dos cosas fundamentales. Que la dirigencia política deje de usar la democracia como una competencia populista para ver a quién le saca para darle a otro. El negocio de muchos políticos es tener pobre e indigentes”.

Y sobre el final del debate, Cachanosky arremetió: “Para el Gobierno cuantos más pobres tienen es más negocio. El negocio de ustedes es tener muchos pobres y ser los que reparten. Un pueblo pobre e inculto es parte del negocio del populismo”.