SE SALVÓ DE MILAGRO: DARÍO EL REMISERO APUÑALADO RELATÓ EL ASALTO

777

Con venda en sus brazos y cabeza, Darío el remisero asaltado y apuñalado relató el feo momento que le tocó atravesar. “Fue una desgracia con suerte porque no me tocaron ningún órgano vital” inició su relato.

“Me dieron un puntazo en el pecho” contaba mientras remarcaba que al ser atendido por los médicos le dijeron que si no le hubieran dado en la costilla, le daban en el corazón.

Se trata de jóvenes entre 20 y 25 años que lo contrataron para que los llevara a una fiesta en Cerrillos. No hay muchos remises para allá, con esa excusa le pidieron el teléfono para llamarlo para la vuelta.

“No sospeche que me atacarían. Los busqué desde Soli y los dejé en Cerrillos, los había buscado temprano, tipo 23, después cerca de las 4 me llamaron para la vuelta” recordó.

Al subir uno de ellos quiso sentarse adelante como acompañante, pero no lo dejó.

Cuando llegaron a Solidaridad lo hicieron desviar a una calle que no tenía salida porque empieza el canal. Allí empezaron a romper el plástico, él al percatarse de las intenciones de sus pasajeros arrancó rápidamente, mientras ellos ya empezaban a lanzarle puñaladas. Cuando estaba llegando a la avenida uno de los malvivientes se bajó del auto en movimiento, mientras que el otro forcejeaba y seguía intentando apuñalarlo mortalmente. Después al darse cuenta de que faltaba una cuadra para llegar a la comisaría se tiró del vehículo.

Todo ensangrentado llegó a la policía y les advirtió que lo acababan de asaltar y ellos empezaron una serie de preguntas pero ninguna relacionada con los ladrones, sino más bien con sus datos personales.

Necesitaba atención médica de urgencia pero al no haber ambulancia en la salita, y al no ser trasladado por un patrullero, debió llamar a otro amigo remisero para que lo lleve al hospital.

Nadie más lo ayudó, y ningún efectivo policial salió a buscar a los delincuentes. Nunca le pidieron referencias de sus victimarios.

Hoy, dolorido pero ya mejor puede contar lo que le pasó, insistiendo en el pedido a la policía para que actúe y busque a los criminales que podrían haber terminado con su vida.