Nacionales

SITUACIÓN NACIONAL DEL TRANSPORTE TERRESTRE DE PASAJEROS

El servicio público de autotransporte interurbano de pasajeros bajo jurisdicción nacional viene atravesando una situación crítica durante los últimos años, debido a, por un lado, la significativa y sostenida contracción que viene experimentando la demanda por sus servicios, dada la mayor oferta de los modos alternativos y el abaratamiento relativo de los últimos (diferencias significativas en materia regulatoria, laboral e impositiva mediante) Y, por el otro lado, el fuerte y también sostenido incremento de los costos de explotación. Ambas situaciones se vieron agravadas profundamente por la crisis macroeconómica que viene afectando a la economía argentina en el último año y medio.

Las empresas que conforman el sector vienen realizando profundos esfuerzos para reorganizarse, readaptarse y mejorar los niveles de eficiencia entendiendo los desafíos que se le presentan y lo vienen haciendo sin auxilios en materia de compensaciones por parte del estado nacional y/o provinciales. Sin embargo, la reciente crisis macroeconómica las encuentra muy comprometidas y con márgenes de maniobra muy reducidos, poniendo en peligro su sustentabilidad económica-financiera.

Esa situación no sólo se refleja en el creciente número de empresas con convocatorias de acreedores en curso. Además, tiene su correlato en las estadísticas sectoriales y en la evolución, en tamaño y antigüedad, del parque móvil habilitado (proceso de descapitalización).

Los datos de las Declaraciones Juradas de Estadísticas (DDJJ) de los servicios públicos nacionales e internacionales, tráficos libres y servicios ejecutivos procesados por la CNRT llegan sólo hasta el año 2016. Para el año 2017 se consideraron las estimaciones de la Secretaría de Planificación del Transporte (Ministerio de Transporte) y para 2018 se recurrió a los datos de las empresas del sector, procesándolos para poder estimar el dato sectorial. El año 2019 se proyectó en base a la información del primer semestre y las expectativas para el últimos. El dato de parque móvil, tamaño y antigüedad, es fuente CNRT. El dato de personal surge de las declaraciones juradas presentadas en AFIP.

En dichos datos puede observarse que el sector experimentó una fuerte contracción de la demanda por sus servicios, medida la misma en términos de pasajeros-kilómetros (cada pasajero ponderado por la cantidad de kilómetros recorridos) En particular, dicha variable se contrajo 21,3% entre 2011 y 2016 y se estima que hizo lo propio en otro 14,3% entre 2016 y 2019. Entre puntas del período (2011-2019), la contracción acumulada habría sido de 32,7%. En dichos lapsos temporales la oferta, medida en asientos-kilómetros, se redujo 17,2%, 15,4% y 30%, respectivamente. En consecuencia, tanto la carga media como los coeficientes de ocupación se deterioraron en forma sostenida.

Respecto del parque móvil, la reducción de este en tamaño (-27% o 1363 unidades entre 2011 y 2019) y su envejecimiento (sumó 2,03 años en mismo lapso), son un indicador claro del proceso de descapitalización experimentado por el sector. En línea con dicha realidad y el deterioro de la sustentabilidad económica sectorial, también se redujo en forma considerable la dotación de personal sectorial. La mano de obra ocupada por el sector, registrándose la mayor parte de dicha reducción entre 2016 y 2019. En particular, puede observarse que la dotación de personal sectorial superaba los 22.000 empleados en el año 2011 y que se redujo hasta 21.300 empleados en el año 2016. Con posterioridad a la quita de compensaciones, las cuales en su mayor medida estaban orientadas a compensar los costos salariales crecientes, dicha situación se profundizó, proyectándose para el año 2019 una dotación de personal sectorial promedio anual de 15.600 empleados. Ergo, entre puntas del período, la dotación de personal sectorial se habría reducido en poco menos de 7.000 puestos.

Cabe recordar que el ómnibus es el principal medio de transporte público en el país, ya que transporta al 80% de las personas que realizan viajes entre centros urbanos de la Argentina en medio de transporte públicos. Los ómnibus llegan a 900 localidades y más de 1.600 destinos que incluyen pequeños pueblos y hasta parajes, transportando más de 37 millones de pasajeros al año. En épocas de bonanza, ese número se aproximó a los 52 millones de pasajeros al año. En ese sentido, el servicio de transporte terrestre de pasajeros de larga distancia tiene características federales y garantiza la interconectividad entre los distintos pueblos y localidades de la República Argentina, como ningún otro medio puede hacerlo. Además, cuenta con importantes cargas públicas (gratuidad a personas con discapacidad, descuentos a estudiantes y docentes, etc.) que no tiene otros modos alternativos y es el medio interurbano más utilizado por los deciles poblacionales de menor ingreso. En ese contexto de crisis sectorial agravada por la crisis macroeconómica, el sector solicita un conjunto de medidas, que, si bien no son nuevas desde el punto de vista de los reclamos realizados durante los últimos años, se han vuelto mucho más necesarias, volviéndose prácticamente imprescindibles para asegurar la sustentabilidad económica- financiera de las prestaciones y de los puestos de trabajo que de ellas dependen.

Artículos Relacionados

FUE A BAILAR EN AÑO NUEVO Y LE DIERON UNA BRUTAL PALIZA

Tarjeta Alimentaria: por el coronavirus la distribución se hará a través del Correo Argentino

LUJÁN: VOLCÓ UN CAMIÓN CON TERNEROS Y LOS CARNEARON EN LA RUTA