URUGUAY RETOMA SUS CONEXIONES AÉREAS INTERNACIONALES PARA REACTIVAR EL TURISMO

149

Una a una, las principales líneas aéreas de la región comenzaron a rearmar sus conexiones con Uruguay. A comienzos de julio, Latam retomó sus vuelos entre Lima y Montevideo después de 15 meses de suspensiones. Actualmente la compañía chilena vuela un avión semanal entre las dos capitales. Además mantiene rutas con San Pablo (Brasil) y Santiago (Chile) con tres y dos frecuencias semanales respectivamente.

Iberia es otra de las aerolíneas internacionales que decidió volver a volar hacia el Uruguay. La semana pasada informó que a partir del 1º de septiembre agregaría dos frecuencias a las tres ya existentes hasta llegar a cinco por semana. Desde la empresa aérea española detallaron que el interés en aumentar las rutas con Uruguay se debió a una política de flexibilidad por parte del país y a una campaña de precios atractivos en clase turista.

El ministro de Turismo de la República Oriental del Uruguay, Germán Cardoso, confirmó ayer que el aeropuerto internacional de Carrasco, en Montevideo, ampliará a cinco las frecuencias con Madrid de la compañía Iberia a partir de septiembre, convirtiéndose en el país latinoamericano con mayor conectividad con Europa.

La aerolínea española además de retomar sus rutas con Uruguay, eligió al país oriental para estrenar el pasaporte digital de IATA. Se trata de un pasaporte sanitario que permite a los pasajeros almacenar, gestionar y verificar la documentación sanitaria. Es una herramienta confeccionada por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) para agilizar el control por parte de las aerolíneas y las autoridades migratorias y hacer más fluido el tránsito aeroportuario.

En Argentina la realidad es otra. Las aerolíneas regionales e intercontinentales reclaman a las autoridades por mayor previsibilidad en la toma de decisiones, abundan los testimonios de argentinos varados por el mundo y el cupo diario de ingreso autorizado de pasajeros del exterior aumenta muy despacio. En medio de esa acumulación de factores, la reapertura de las fronteras aparece como un objetivo aún lejano.