VACUNAS, GASTO Y TREGUA INTERNA: LOS CANDIDATOS DEL KIRCHNERISMO

176

A partir de que comunicó que se volvía a una cuarentena rígida, Fernández cayó 9 puntos respecto de la consideración que tenía su política sanitaria antes de informar esas medidas. Estamos hablando de muy poco tiempo, una semana. Hablamos de que Alberto Fernández llegó -por culpa de, o pagando un costo por esos anuncios- al nivel de consideración más bajo desde que hay epidemia. Es de 32% de consideración positiva de su política. La medición anterior hablaba de 41%. La desaprobación, la posición de los que dicen que está muy mal la política del Gobierno, pasó -a partir de sus anuncios- del 48% al 59%. Es decir, subió 11 puntos la imagen negativa de la política oficial respecto de la pandemia.

El Gobierno genera un malestar económico con esta política que es similar al momento en que se dijo -citando a Nicolás Dujovne- “con esta política económica cualquier gobierno caería”. En ese momento está Alberto Fernández y su programa económico. Se entiende perfectamente que la gente tenga miedo al virus y a la restricción en la circulación. Es decir, empieza a ser un cuadro bastante enloquecedor y muy difícil de manejar políticamente para el que está en el comando. El mensaje de este gráfico es que nunca en la historia del actual oficialismo la percepción de la gente respecto de la economía fue tan negativa.

Importa esto porque la médula estratégica del proyecto de poder del Gobierno es la unidad del peronismo. Si empieza a haber un incentivo para que haya un peronismo que se separa, empieza a naufragar esa estrategia. En estos números económicos aparece la hipótesis de que se consolide una candidatura competitiva en el PJ disidente.